martes, 10 de marzo de 2015

La Industria con más consumidores retratada otra vez

La industria de la moda está de fiesta pero no sorprendida. ¿Es, acaso, casualidad que la secuela de la película sobre Modelaje más famosa del mundo se esté rodando 14 años después de su estreno?

El cine y la moda han sido compañeros inquebrantables desde el blanco y negro.  Pero el cine que habla sobre moda es algo que le pertenece al maravilloso siglo XXI. Ya no se tratan de películas donde el vestuario es simplemente muy importante. Se tratan de películas que describen,  analizan y hasta critican esa industria que se encuentra detrás del little black dress (denominación que eligió Coco Chanel)

O bien detrás de ese sweater azul deforme que encontrás en un sale; tal como le dice Miranda Priestly (Meryl Strep)  a Andy (Anne Hathaway)  en Devil Wears Prada (2006), otra de esas películas icónicas de 
este milenio que nos muestran la ferocidad que hay por detrás de la belleza .

Pero antes de que se estrenara esta película que homenajea a unas de las editoras de Vogue más exitosas y duras de la historia, se estrenó Zoolander.

Es la historia de un modelo masculino que empieza a perder vigencia frente a las nuevas caras bonitas y comienza a darse cuenta que el negocio no es sólo posar, sino que hay mucho más en juego que una simple portada. Esta parodia a la industria que salió en el año 2001 no sólo es una película de humor, también es una película de crítica a todo aquello que hay por detrás de las pasarelas.

Los años 90 fueron el auge del modelaje internacional. Apareció por primera vez el concepto "Heroin Chic"de la mano (o de las piernas) de Kate Moss y Naomi Campbell. Las modelos ya no sólo aparecían en revistas de moda y en pasarelas. La sesión de Moss con Testino para Vogue Paris en el año 2001 fue de igual o de menor importancia que aquellas fotos en las que apareció borracha en un boliche y con mechones de extensiones fuera de su lugar.

También en ese entonces las modelos súper flacas, sin curvas y pómulos afilados comenzaron a llamar la atención sobre qué tipo de mujeres eran modelos para el resto de las mujeres. En relación con estos cánones de belleza,  la anorexia y la bulimia fueron enfermedades “de moda”.

 Tal vez hoy nos resulté fuerte decir que tales problemas eran una moda, pero lo fueron y Zoolander fue una película que lo supo ver y retratar.

Hoy, 14 años después de ese estreno, comienzan a aparecer los primeros movimientos de prensa para lo que será la secuela que se estrenará en Febrero del 2016. ¿Cómo influenciaron los últimos años a la decisión de hacer una segunda parte, y por qué no, un retrato más actual de lo que es la industria de la moda?

Muchos comparan este momento del mundo fashionista con ese auge de los ‘90.

El nombre Cara Delevigne suena ya tanto o más que el de Kate Moss. Tenemos una nueva inglesa en el trono. Sus ojos delineados por  sus grandes cejas son el accesorio que toda mujer quiere tener.
No sólo nos interesa verla en la pasarela, nos interesa,  y mucho, verla debajo de ella: caminando con su pareja para poder analizar su look, en los videos que hace con sus amigas, o en sus fotos de instagram donde no le importa no salir impecable.

Las redes sociales nos han acercado al mundo de la moda como nunca antes había sucedido. Vemos la pasarela de Chanel antes de que salga el desfile por la tele, vemos la previa a través de “selfies” que se sacan las mismas modelos y hasta sabemos cada uno de los tatuajes que tienen “las chicas”. Hoy en día sentimos a las modelos internacionales nuestras amigas.

Todos conocemos a Cara Delevigne, a Kendall Jenner, a Hailey Baldwin y no sólo las conocemos, podemos saber antes que cualquier otra  persona en dónde están de vacaciones, qué sesión están haciendo, cómo entrenan para estar impecables o si prefieren el bacon o la pizza. La moda no se trata solo de ropa, fotos y desfiles, la moda es un estilo de vida que va desde la alimentación, pasando por los consumos, las preferencias, las mascotas y por qué no las parejas.

En este contexto de Instagram, vine, twitter y la “selfie” empieza a gestarse Zoolander 2 que justamente ha tenido su primera gran movida de prensa en el desfile de Valentino de hoy en el cual han filmado parte de lo que será la película. Las primeras repercusiones de estas apariciones fueron a través de las cuenta en Instagram de la revista Vogue: la primer foto donde están los dos protagonistas, Ben Stiller y Owen Wilson junto con Anna Wintour ha tenido 81.407 “me gusta” y seguramente siga sumando.

 A lo largo de la mañana y de la tarde se han viralizado todo tipo de imágenes al respecto: fotos de Derek y Hansel tras bambalinas, fotos durante el desfile, fotos con Cara Delevigne y muchas imágenes más que han desatado furor en twitter y Facebook.


La industria de la moda está viviendo un segundo auge y las redes se convirtieron en el verdadero escenario. Sólo nos queda ver qué nos traerá Justin Theroux dirigiendo Zoolander 2. 

2 comentarios:

  1. Me encantó.. super interesante! Es extenuante tanta información y tan rápida, que suerte que llegue Zoolander 2 para ironizar un poco al respecto! y con esa pareja de cómicos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haber leido mi nota! Qué bueno que te haya gustado!

      Eliminar