martes, 31 de julio de 2012

No es cuestión de mujeres.

Recaer en obviedades es fácil porque claramente hay un patrón. No está bueno estigmatizar, ni generalizar, tampoco hacer una discriminación en base a eso, pero a la hora de dejar algunas pautas claras, tal como lo quiero hacer yo, me parece imposible hacerlo de otra manera más que a traves de los estereotipos que ocupan la escena hoy en día.
El sexo masculino se queja de la poca simplicidad que tenemos las mujeres para pedir, para decir las cosas, para expresarnos, etc. Es un tómalo o déjalo. La simplicidad se relaciona con la utilidad, la efectividad, el pragmatismo y casi ni hay que aclarar que nada de todo eso puede caber dentro de lo que significan las relaciones humanas.
Me gustaría que lo que voy a plasmar a continuación sea interiorizado por los hombres, todos y cada uno de ellos, cualesquiera que sea el rol que cumplen en la vida de una mujer, siguen siendo hombres y siguen relacionándose con una mujer.
Afirmar que cuando la mujer dice "no" es "sí" es caer en simplificaciones positivistas. Este mito puede llegar a ser aplicable, pero precisa de un análisis previo. Hay que saber leer la situación, entender si hay tensión en el ambiente y por sobre todo entender qué es lo que se le pregunta u ofrece a la mujer. Ese "no" que puede llegar a significar un sí, significa la necesidad de que nos indaguen, pregunten, lo que sea; varias veces porque no es fácil plasmar lo que a uno verdaderamente le pasa, o quiere, o necesita. Y cuando una se enoja porque el hombre se queda con la primera respuesta, es porque nosotras sabemos que el hombre sabe que pasa algo y también sabemos que le da pereza, desgano, fiaca, una paja terrible. Pero es así, como sabemos que cualquier tipo de pedido, sentimiento, pensamiento les van a generar ganas de meter la cabeza adentro de una maceta, nos es dificil decir "sí" en vez de "no" generando esta especie de burocracia en las relaciones humanas.
Por lo tanto, no es cuestión de mujeres, es cuestión de relación y de dinámica.

1 comentario:

  1. Me gustó mucho! Siendo hombre trataré de asimilarlo. No prometo nada...

    ResponderEliminar